Punto elaborado en colaboración por: Sergiy Vasatyuk, David de la Puente Ledo, Eva Raga González, Alba Roll Rodriguez y Sofía Pereira Domínguez


Cualquier paciente que acude a una consulta dental puede ser portador, sin saberlo, de agentes infecciosos. Los microorganismos patógenos podrían ser transmitidos de un paciente a otro (infección cruzada) a través de los siguientes elementos:
  • Los fluidos biológicos (sangre y saliva) y el instrumental odontológico contaminado con dichos restos orgánicos.
  • Los aerosoles (instrumental rotatorio)


Si no tomamos las medidas necesarias de protección, se pueden dar las llamadas infecciones cruzadas, que es la transmisión de agentes infecciosos desde el paciente al personal y a otros pacientes y pueden ocurrir por varios mecanismos:
  • Del paciente al personal que lo atiende.
  • Del personal sanitario al paciente.
  • De un paciente a otro.

Esta transmisión puede producirse por:
  • Contacto directo con el paciente (sangre, saliva)
  • Contaminación aérea a través de aerosoles o por medio de partículas respiratorias u orales del paciente.
  • Contacto indirecto, a través del instrumental, las superficies ambientales o las manos.

Todos estos mecanismos pueden tener lugar de manera aislada o conjuntamente.
Todo instrumental y equipo destinado a la atención de pacientes requiere de limpieza previa, desinfección y esterilización con el objetivo de prevenir el desarrollo de infecciones
Las principales medidas para el control de la infección en la práctica odontológica son:
  • Procesamiento adecuado del material
  • Limpieza y desinfección de las superficies y equipos
  • Uso de medidas de barrera.
  • Eliminación adecuada de los residuos
  • Inmunización del personal.
  • Empleo de material desechable de un solo uso
  • Tratamiento correcto de los desechos


LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE LAS SUPERFICIES Y EQUIPOS
Se realiza habitualmente mediante soluciones desinfectantes específicas para limpiar el sillón dental, sus conductos y depósitos, y todas las superficies de los gabinetes posiblemente contaminadas.
-Diaria
Antes de iniciar con las actividades diarias, se debe hacer una limpieza rigurosa y estricta en todas las áreas de odontología y esterilización.
Debe de realizarse desde las áreas limpias a las sucias para evitar el traslado de contaminantes. No efectuar el barrido en seco ya que puede provocar el paso de microorganismos desde el suelo al aire hasta depositarse nuevamente en las superficies. Revisar que no haya manchas de suciedad en las paredes.
-Semanal
Lavado de cestos de ropa sucia o residuos con abundante agua y jabón, así como las áreas de almacenamiento.
USO DE MEDIDAS DE BARRERA
Se considera protección personal a los elementos y métodos indispensables de control de riesgos para proteger al trabajador colocando barreras en las puertas de entrada para evitar la transmisión de infecciones.
Todo profesional emplea como norma guantes, mascarillas, y uniformes estandarizados.Utilizar gorro, barbijos, pantallas, camisolines en todos los procedimientos de atención clínica de pacientes. La utilización de barreras no evita los accidentes de exposición a estos fluidos, pero disminuyen las consecuencias de dicho accidente.
INMUNIZACION DEL PERSONAL
Algunas patologías infecciosas pueden ser prevenibles por medio de vacunación .El personal de salud que lleva a cabo la limpieza e higiene de las clínicas debido al contacto permanente con pacientes o material infectado se encuentran en riesgo de exposición a una gran variedad de microorganismos entre ellos, esporas, bacterias, hongos, virus y protozoarios que pueden encontrarse en la sangre o saliva de los pacientes y en los residuos patológicos, es decir, a posibles transmisiones de enfermedades prevenibles por vacunas. Por lo tanto, el mantenimiento de la inmunidad es una parte esencial de los programas de prevención y control de las infecciones para el personal de salud. Entre las inmunizaciones recomendadas se encuentran la vacuna contra la rubéola, hepatitis B, influenza, Triple, antitetánica. Es importante que el personal que entre en contacto con pacientes haya recibido las vacunas de manera efectiva.
Los agentes infecciosos más frecuentemente transmitidos en la práctica odontológica son:
VIRUS
PUERTA DE ENTRADA
FUENTE DE INFECCION
Herpes simple
Contacto directo
Saliva, lesiones
Hepatitis a
Oral
Alimentos contaminados, saliva
Hepatitis b
Parenteral-sexual
Sangre, saliva, líquidos corporales
Citomegalovirus
Placentaria-sexual-parenteral
Sangre, saliva
HIV
Parenteral-sexual
Sangre, otros líquidos corporales.


Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.13.50.png
EMPLEO DE MATERIAL DESECHABLE DE UN SOLO USO
Agujas, eyectores de saliva, aspiradores quirúrgicos, monodosis de anestesia, vasos, baberos, servilletas, guantes, pinceles, aplicadores de material, rollos de algodón, gasa estéril, bisturís, aguja e hilo de sutura, cubetas de fluorización, y una larga lista de material e instrumental dental preparado para un solo uso.
TRATAMIENTO CORRECTO DE LOS DESECHOS
Empleo de contenedores especiales para desechar el material punzante y todos los productos o restos biológicamente contaminados. Además, la eliminación de residuos contaminantes, por ejemplo, los excesos de amalgama de plata, deberán ser colocados dentro de un recipiente descartable a prueba de agua, que se cerrará herméticamente antes de su eliminación, previa rotulación con el título de “Material tóxico”.
El ciclo de la esterilización
El ciclo se puede realizar de forma central (centrales de esterilización) o de forma descentralizada (departamentos asistenciales). No importa el lugar donde se realice mientras eliminemos los microorganismos y garanticemos la esterilización hasta que al material se le de uso. Al eliminar los microorganismos hay que tener en cuenta, que los microorganismos tienen distintos grados de resistencia, desde virus medianos (menor resistencia) hasta priones (mayor resistencia) entre otros. En función de la resistencia se determinan las curvas de muerte de microorganismos. Se utiliza un valor Z: temperatura para disminuir en un 90 % los microorganismos en un tiempo concreto, y valor D: tiempo de reducción decimal de una carga de microorganismos. Estos valores nos permiten evaluar los métodos de esterilización y además no debemos olvidar que por todo esto hay que conocer que la eliminación completa de los microorganismos no existe sino que tenemos que hablar de que la probabilidad de que encontremos un microorganismo es mínimamente baja.
Por todo esto podemos resumir el ciclo y todo lo que hablaremos a continuación se puede resumir en:

Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.13.58.png
Según la Fundación para la Investigación Sanitaria en Castilla-La Mancha (FISCAM), en una central de esterilización deben realizarse los siguientes procesos:
  • Recogida.
  • Recepción y clasificación.
  • Inspección y etiquetado.
  • Esterilización.
  • Comprobación/Verificación.
  • Almacenamiento.
  • Distribución.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.14.08.png
Una vez que el material contaminado llega a la zona sucia de la central, debe ser inspeccionado y clasificado. Actualmente se acepta la clasificación de Spaulding de los productos sanitarios según el grado de contacto con el paciente, que determinará el riesgo de infección:
Producto sanitario crítico: El material que entra en contacto con el sistema vascular y zonas estériles del organismo. Requiere obligatoriamente un procesamiento de limpieza, seguido de esterilización.
Producto sanitario semicrítico: El material que entra en contacto con mucosas y piel no intacta. El procesamiento de este material requiere limpieza seguida de nivel alto de desinfección.
Producto sanitario no crítico: El material que entra en contacto con piel intacta, pero no con mucosas, o que no toca directamente al paciente. Requiere procesamiento de limpieza seguido de un nivel intermedio o bajo nivel de desinfección.
CLASIFICACION DE LOS MATERIALES SEGÚN SPAULDING
Clasificación de objetos
Ejemplos
Método
Críticos
Penetran en los tejidos y cavidades normalmente estériles
Instrumental quirúrgico, jeringa de anestesia, elevadores, pinzas, tijeras
Siempre estériles
Semicríticos
Entran en contacto con membranas mucosas y piel no intacta
Instrumental básico de operatoria y endodoncia
Estériles o mínimamente sometidos a desinfección de alto nivel
No críticos
Entran en contacto con piel sana
Objetos de uso del paciente: vasos, loza, batas
Limpieza adecuada y secado, en algunas ocasiones desinfección de nivel intermedio o bajo
PROCESO DE ESTERILIZACIÓN
Antes de poner en marcha cualquier sistema de esterilización, es de obligado cumplimiento realizar una limpieza rigurosa (basada en el lavado y la desinfección). Sus objetivos son:
  • Eliminar los restos de materia orgánica e inorgánica
  • Reducir el número de microorganismos (la biocarga)
  • Proteger los instrumentos contra la corrosión y el desgaste
  • Favorecer los procesos de esterilización.
1. LAVADO:
El instrumental reutilizable es inactivado en recipientes que contienen jabones enzimáticos o desnaturalizantes que eliminan restos de tejidos y fluidos. Se pretende que el desinfectante y agente esterilizador utilizados posteriormente contacten con toda la superficie, eficacia conseguida sólo si se elimina dicha barrera. Existen principalmente 2 maneras de limpiar el material:
La utilización de baños de ultrasonido que formas aplican vapor de agua a altas temperaturas nos permite llegar a todos los rincones reduciendo los riesgos de la manipulación manual.
Limpieza manual
La limpieza manual se suele emplear para materiales delicados, complejos y sensibles a altas temperaturas (motores, lentes, cámaras, baterías…). Los instrumentos con rosca y anclaje deben ser desmontados para que no se acumule materia orgánica. Se utilizarán detergentes (compuestos de un agente que disminuye la tensión superficial, un agente de limpieza como principio activo y un agente quelante o secuestrante) que formen poca espuma y se cumplirán las indicaciones del fabricante en lo que respecta a la concentración y al tiempo de empleo. Es importante evitar que los restos salpiquen o formen aerosoles, por lo que se debe realizar el cepillado (cepillo de cerdas blandas, no de metal, o paño suave) bajo el nivel del agua. La temperatura no deberá sobrepasar los 50º para evitar la coagulación de la materia orgánica. El agua recomendada es el agua “blanda” o destilada. A diferencia del “agua dura”, carece de minerales que se depositan formando sarro y conduce mejor el calor, favoreciendo la eficacia del lavador/esterilizador). Por el alto costo de mantenimiento del tratamiento de agua, el agua blanda puede ser utilizada en el proceso de limpieza solamente en el último enjuague del material, para garantizar que todos los residuos de sal se retiraron, evitando que el material se dañe.
Tratamiento por ultrasonidos
Los ultrasonidos producen ondas de alta frecuencia que dan alternancias de presión y depresión. El tratamiento de ultrasonidos está especialmente indicado para la limpieza de instrumental de acero inoxidable y siempre que haya incrustaciones, ya que es un sistema adecuado para eliminar eficientemente la suciedad aposentada en áreas de difícil acceso con la limpieza manual.
Lavado automático
Es el método recomendado para lavar los materiales termorresistentes que vayan a ser reutilizados, ya que mejora la efectividad de la limpieza, elimina la materia orgánica y minimiza los riesgos del personal ante microorganismos patógenos. El lavado automático se divide en tres etapas (limpieza, desinfección y secado) e incluye el proceso de termo-desinfección. La desinfección (a 93ºC, mantenida por lo menos 10 minutos) es realizada después de repetidos lavados con detergente y agua, y garantiza una acción bactericida, fungicida, tuberculocida, inactivando virus, inclusive el virus de la hepatitis B. Contribuye a disminuir los riesgos biológicos laborales, ya reducidos por limitar la manipulación del material contaminado. El lavado automático permite que el proceso sea homogéneo (temperatura, tiempo, dosificación de productos limpiadores y lubricantes, cantidad de agua) y controlable. Permite disponer de registros gráficos que mejoran la trazabilidad.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.14.31.png
Ciclo
-Enjuague frío: agua a 25ºC, 3 minutos, 2 veces.
-Lavado con detergente
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.14.38.png


-Enjuague caliente: agua a la temperatura de lavado, 3 minutos, 2 veces.
-Desinfección: agua a 93ºC, 10 minutos, 1 vez.
-Secado: seguir la recomendación del fabricante del equipo o validar el secado.
Existen sistemas químicos y biológicos para el monitoreo de la calidad del lavado. (verificador de limpieza y luminiscencia)

2. DESINFECCIÓN
Después de eliminar la mayoría de la suciedad, el instrumental pasa al proceso de desinfección. Se sumerge el instrumental en una solución desinfectante que ablandará los restos de materia orgánica e inorgánica que han quedado adheridos a él. De esta forma se reduce la biocarga y se deja el material seguro para su manipulación. Existen tres niveles de actividad de la desinfección:
1. Desinfección de bajo nivel. Es el procedimiento químico que trata de destruir la mayor parte de las formas vegetativas bacterianas, algunos virus de tamaño medio o lipídicos y la mayor parte de hongos, pero no las esporas bacterianas ni Mycobacterium tuberculosis.
2. Desinfección de nivel intermedio. Procedimiento químico que trata de inactivar todas las formas vegetativas bacterianas, la mayor parte de hongos, virus de tamaño medio y pequeño (lipídicos y no lipídicos), el virus de la Hepatitis B y Mycobacterium tuberculosis, pero no garantiza la destrucción de esporas bacterianas.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.14.45.png
3.Desinfección de alto nivel. Es el empleo del procedimiento químico cuyo fin es inactivar todos los microorganismos, excepto algunas esporas bacterianas. En periodos largos de exposición (10 horas) pueden llegar a ser esporicida y por ello, esteriliza. Se consigue mediante la inmersión del material previamente limpiado y secado, en solución líquida desinfectante a la dilución de uso adecuada y durante un tiempo definido. Se utiliza fundamentalmente, para el material semicrítico.
A continuación, el instrumental es enjuagado para eliminar las sustancias desinfectantes.

3. SECADO
Supone un proceso muy importante tras la limpieza. Debe ser correcto para evitar la corrosión del instrumental. Si se realiza de manera incompleta dará lugar a una esterilización ineficaz, pues si los instrumentos están húmedos en el esterilizador, el exceso de humedad producirá una baja concentración del agente esterilizante en esa zona e incluso en toda la cámara, al actuar las gotas de agua (al igual que los restos orgánicos) de barrera protectora sobre los microorganismos, aunque los controles (indicadores físicos) den resultados positivos. Se requiere un meticuloso secado interno y externo del material, realizándolo de:
-Forma manual: las superficies externas con paños de papel o textil absorbentes que no desprendan residuos (hilachas).
-Forma mecánica: las partes internas, con calor seco o aire a presión.
-Forma automatizada: incluida como una fase más del programa de lavado de las máquinas termodesinfectadoras.
LUBRICACIÓN
Después de la limpieza y antes de la esterilización es recomendable lubricar los instrumentos para reducir su rigidez y dificultad de manejo y evitar que presenten manchas u otras incidencias. El uso del lubricante es el primer paso del mantenimiento preventivo del instrumental quirúrgico articulado que lo requiera. La solución lubricante utilizada debe ser soluble en agua y haber sido específicamente elaborada para esterilización. No deben utilizarse aceites minerales o de silicona, ni aceite de máquinas, pues impiden la penetración adecuada de los agentes esterilizantes y, por lo tanto, los microorganismos no serían destruidos. Existen lubricantes que contienen un inhibidor de óxido, útil para prevenir la electrólisis de las puntas y filos.

4. ENVASADO:
Gracias a él mantenemos el instrumental en condiciones estériles durante mucho tiempo. Deberemos envasar siempre el material quirúrgico mientras que podemos decidir no empaquetar el material que tenga otros usos. El empaquetado requerido depende del método de esterilización, debiendo siempre permitir la penetración del agente esterilizante.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.14.53.png


5. ESTERILIZACIÓN:
Este es el paso más importante. La esterilización según la OMS es: “técnica de saneamiento cuya finalidad es la destrucción de toda forma de vida, aniquilando todos los microorganismos, tanto patógenos como no patógenos, incluyendo sus formas esporuladas, altamente resistentes”.
La esterilización podemos llevarla a cabo mediante los métodos de esterilización que son todos aquellos procedimientos físicos, químicos e incluso mecánicos (esto son en caso especial de disoluciones, que se realiza mediante filtración), que acaban con microorganismos o incluso sus formas de resistencia (esporas).
Los podemos dividir de la siguiente forma:
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.02.png
Para saber a qué método o proceso de esterilización de los anteriores descritos se va a someter el material o instrumento, primero hay que tener en cuenta las características de éste. Esto es porque los materiales tienen una resistencia distinta según el método. La consecuencia de seleccionar mal el método, podría ser echar a perder el instrumental o material o que los microorganismos no sean eliminados de la mejor forma posible. Una vez que tengamos en cuenta sus características, debemos prepararlo adecuadamente.
Prepararlo adecuadamente para la esterilización consiste en limpiarlo de todos aquellos restos orgánicos o incluso suciedad, secarlo, inspeccionarlo, lubricarlo, empaquetarlo (si se precisa) y almacenarse hasta su uso. Empaquetar el material es importante porque crea una barrera frente a la contaminación y se puede manejar en condiciones de asepsia.
No existe el método de esterilización perfecto ni ideal porque guardaría las siguientes propiedades:
1. Fácil manejo y seguro.
2. Rápida actividad en poco tiempo.
3. Bajo coste y alto rendimiento.
4. Penetrar en el interior de los paquetes.
5. Inofensivo.
6. Bactericida, fungicida, esporicida, virucida, tuberculicida.
7. Válido para cualquier material y compatible con él.

Cada uno consta de ventajas y desventajas y a continuación explicaremos los más utilizados:

1. Calor húmedo: a través de la autoclave de vapor. La autoclave es un recipiente metálico de paredes gruesas y además con cierre hermético, que permite trabajar a una alta temperatura y presión. Se emplea vapor para producir la hidratación, coagulación (proceso mediante el cual se desnaturalizan y destruyen) e hidrólisis de las proteínas en las células microbianas. La resistencia de ellas depende de su hidratación, con lo que a más agua en el medio, más penetrará el calor y se destruirá la estructura de la proteína causando un cambio irreversible de su conformación.
Es el más utilizado en el ámbito sanitario, varían en su tamaño (por ejemplo, en consultas odontológicas se suelen utilizar autoclaves de dimensiones pequeñas) y hay distintos ciclos: 135 ⁰C (7-10 minutos), 121 ⁰C (20 minutos) o incluso 140⁰C para aquellos agentes infecciosos que presentan una resistencia elevada en ciclos habituales: priones. También existe el proceso de esterilización fraccionada o tindalización, que ya no se utiliza, donde la temperatura es inferior a 100 ⁰C.
Las fases del ciclo son las siguientes:
  • Calentamiento inicial de la cámara: aquí se produce el prevacío o la salida del aire que evita que haya aire residual.
  • Calentamiento de la temperatura del interior: suceden inyecciones de vapor hasta que se alcance la presión y temperatura adecuada de esterilización.
  • Realización del ciclo: comenzará el ciclo con los parámetros que hayamos prefijado al comenzar.
  • Expulsión del vapor: la presión disminuye.
  • Secado final: se iguala la presión del interior de la cámara con la atmosférica.

Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.33.png
Autoclave de sobremesa (odontología)
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.38.png
Autoclave de laboratorio.

2. Calor seco: mediante un horno Pasteur o estufa Poupinel. Es un aparato de acero inoxidable donde se eleva la temperatura por energía eléctrica. Se produce aire caliente que destruye a los microorganismos por oxidación, el calor es transferido muy despacio lo que va disminuyendo la hidratación y se destruyen las proteínas. Este método no se suele utilizar mucho. Tiene las ventajas de que es tóxico y sencillo, pero encontramos inconvenientes como que la penetración es baja, deteriora algunos materiales y es un proceso lento.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.12.png
Horno pasteur

3. Flameado: también por calor, se realiza en laboratorios de microbiología. La esterilización se logra pasando el material directamente por la llama de un mechero (Bunsen). Sirve por ejemplo para asas de siembra.
4. Radiaciones: las radiaciones ionizantes, radiaciones gamma (γ) tiene una gran capacidad para destruir bacterias y además debido a su alta energía posee un poder bastante penetrante. Se forman radicales entre los compuestos celulares que produce un efecto mortal. Puede esterilizar vacunas, antibióticos…
Tiene la ventaja que tiene una capacidad penetrante bastante alta y las temperaturas que se necesitan son bajas.
El gran inconveniente es el alto coste de la instalación, el tiempo que requiere y que hay que seguir minuciosamente una legislación actual.
5. Filtración: es un agente mecánico aunque nos lo podemos encontrar clasificado como agente físico. Se utilizan membranas con unos poros de un tamaño determinado para que actúe de filtro funcionando como matriz o tamiz (dependiendo de la membrana filtrante). Esto impide el paso de bacterias y virus y se utiliza para fluídos, gases, líquidos…
6. Óxido de etileno: es un gas que se puede disolver fácil en agua. Es una sustancia química que actúa de forma antimicrobiana porque tiene un efecto alquilante, esto quiere decir que un grupo alquilo da lugar a la formación inter o intracateriana responsable de la alteración de las proteínas, (o ADN), consiguiendo la lisis celular.
Se utilizan bajas temperaturas por lo que podremos esterilizar materiales termosensibles o delicados (punción, corte), aunque el tiempo del ciclo es muy largo. Además es muy tóxico a nivel personal y ambiental, tiene que tener una instalación escrupulosa para evitar el escape de gases al exterior. Muy inflamable.

OE: óxido de etileno
Aireador: también llamada cabina de aireación. Puede estar instalada de esta forma o también en el propio equipo. En ella los objetos se someten a un tiempo de desabsorción por aireación forzada (10-12 horas). Ya que el gas es muy penetrante pero desaparece lentamente de los materiales.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.19.png
Instalación del esterilizador de óxido de etileno.


7. Formaldehído: compuesto químico inflamable, gas incoloro y con un olor muy penetrante. Cuando se diluye al 40% lo conocemos con el nombre de formol, utilizado para la conservación de tejidos grasos. La esterilización se debe a la inestabilidad del aldehído y el proceso de alquilación de ácidos nucleicos que produce la desnaturalización de las proteínas. Este método requiere equipos diseñados y controlados, además de que es un producto cancerígeno.
8. Glutaraldehído: está en estado líquido, también es un agente alquilante y más que utilizarse como método esterilizante se usa como desinfectante de alto nivel. Aun así, se consigue la esterilización sumergiendo en el líquido los materiales entre 8 y 10 horas y luego tiene que aclararse con agua destilada estéril. La ventaja que tiene es que podemos esterilizar materiales termosensibles pero es tóxico y el proceso es bastante prolongado.
9. Ácido peracético: puede presentarse como líquido o en estado plasma. Como el glutaraldehído es un desinfectante de alto nivel y también permite esterilizar, pero tiene un gran inconveniente y es que es muy corrosivo con los instrumentos.
Los métodos anteriormente descritos, suelen ser los más utilizados tanto en ámbito hospitalario, clínicas odontológicas y también en el medio industrial. A continuación en un cuadro podremos ver de forma resumida sus ventajas y limitaciones: Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.46.png
Además actualmente se está trabajando por encontrar otros métodos variables para esterilizar instrumental termosensible, delicado, y de alto coste teniendo en cuenta las mejores ventajas.

6. VERIFICACIÓN DE LOS PROCESOS DE ESTERILIZACIÓN:
La verificación de los procesos de esterilización tiene un lugar muy importante en estos procesos, ya que se puede controlar la eficacia de los métodos de esterilización. Para esta labor se emplearán una serie de indicadores que analizaremos a continuación.
Indicadores
Controlan si el proceso de esterilización funciona correctamente. En la actualidad no es suficiente someter los materiales al proceso de esterilización, sino que además se requiere cierto grado de seguridad en la eficiencia del procedimiento y no necesariamente garantizan la esterilidad de los materiales.
Existen tres tipos de identificadores:
  • Ø Físicos o Mecánicos, aseguran el funcionamiento correcto del esterilizador y que las condiciones internas de la cámara alcancen los parámetros del proceso. Estos son los elementos que se incorporan al equipo esterilizador como los manómetros, termómetros, pantallas que pueden existir en el aparato.
Son fáciles de usar, aunque deben de ser calibrados periódicamente y no son suficientes para garantizar la esterilización de los materiales.
En medios de esterilización por calor húmedo y por calor seco miden la temperatura y la presión.
  • Ø Químicos, sustancias naturales o sintéticas que añadidas a la muestra produce un cambio físico que se puede apreciar a través de los sentidos que sirven para monitorizar uno o más parámetros que intervienen en un ciclo de esterilización, confirmando que se han cumplido ciertas condiciones necesarias para el proceso, no que está estéril. Son muy útiles por su uso cómodo y rápido, actualmente todas las bolsas de esterilización vienen con algún indicador químico que cambia de color. No son suficientes como indicadores de esterilización, ya que en ocasiones pueden reaccionar cambiando de color sin que se den necesariamente las condiciones, por ejemplo, con la humedad.
  • Ø Biológicos, son controles que contienen microorganismos cuya concentración y resistencia ante un agente esterilizante es conocida, y que se puede esperar a que mueran al ser sometidas al proceso de esterilización. Este es el único indicador capaz de garantizar la esterilidad de los materiales al eliminar los microorganismos, ya que los anteriores solo se limitaban a asegurar que se alcancen una serie de parámetros del proceso de esterilización. Son mucho más seguros que los métodos anteriores, aunque se tarda un tiempo en conocer los resultados de estos controles ya que se debe de analizar en un laboratorio la muestra. En medios de esterilización por calor húmedo se suelen emplear Bacillus stearotermophillus y en los de calor seco Bacillus subtilis var. niger.
Captura de pantalla 2016-12-26 a las 22.15.55.png
7. ALMACENAMIENTO:
Depositaremos los instrumentos en un lugar seco de la zona limpia donde no corran riesgo de romperse o contaminarse por las bacterias que pueda haber en el ambiente.

BIBLIOGRAFÍA

Organización Panamericana de la Salud “Manual de esterilización para centros de salud” Washington, D.C.: OPS, © 2008 ISBN 978-92-75-32926-9
Esterilización. Procedimientos Relacionados. Capítulo 11. Mc Graw Hill Interamericana de España. Mc Graw Hill Education
Manual de gestión de los procesos de esteriIización y desinfección del material sanitario
INSTITUTO NACIONAL DE LA SALUD SUBDIRECCIÓN GENERAL DE COORDINACiÓN ADMINISTRATIVA Madrid, 1997
Unidad central de esterilización. Estándares y recomendaciones. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. 2011
“Proceso de esterilización” Nancy Moya R. E.U. Magister en Calidad y Seguridad del Paciente 2015
Consejo dentistas. Organización colegial dentistas de España. Madrid, junio 2009. DISPONIBLE EN: http://www.coec.cat/_pdf/guiaseguridadmicrobiologica.pdf
Manual de buenas prácticas de esterilización. DISPONBLE EN: http://www.servimedips.com/MANUAL%20ESTERILIZACION%20ODONTOLOGIA.pdf. Pagina visitada 9/12/2016
Manual y normas de bioseguridad. Facultad nacional del nordeste. Facultad de odontología DISPONIBLE EN: http://odn.unne.edu.ar/manbio.pdf . Página visitada 11/12/2016
PROTOCOLO DE LIMPIEZA, DESINFECCIÓN Y ESTERILIZACIÓN EN EL SERVICIO DE ODONTOLOGÍA. UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER.SEPTIEMBRE (2011) Código: TBE.34
Esterilización, métodos, medios y procedimiento. DISPONIBLE EN: http://www.pisa.com.mx/publicidad/portal/enfermeria/manual/4_6_5.htm Página visitada 9/12/2016.
Hoyos Serrano, M., & Gutiérrez Choque, L. N. (2014). Esterilizacion, desinfeccion, antisepticos y desinfectantes. Revista de Actualización Clínica Investiga, 49, 2635.
Acosa-Gnass, Silvia & Stempliuk Andrade, V (2008). Manual de esterilización para los centros de salud. Organización Panamericana de la Salud, ISBN 978-92-75-32926-9, Washington, D.C
Palanca Sanchéz I, Ortiz Valdepeñas J, Elola Somoza J, Bernal Sobrino JL & Paniagua Caparrós JL. Grupo de Expertos. Unidad central de esterilización: estándares y recomendaciones. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011.
Otero, J. (2002). Manual de bioseguridad en Odontología. Lima, Perú.